HABILIDADES COGNITIVAS: LA MEMORIA DE TRABAJO O MEMORIA OPERATIVA

Un día más continuamos con la serie que comenzamos la semana pasada titulada: Peculiaridades intelectuales del Smith Magenis. En el post anterior hicimos una pequeña introducción a las habilidades cognitivas y hoy continuaremos con ese repaso introductorio. En concreto, hoy nos detendremos en la memoria de trabajo o memoria operativa.

 

Hablaremos de por qué es tan importante y de cuáles son las consecuencias de que su rendimiento no sea el adecuado. Seguro que ves reflejado a tu Smith en parte de lo que te contaremos.

 

Además, nos detenemos especialmente en este tipo de memoria porque el Smith Magenis (como veremos en el siguiente post) presenta dificultades en la realización de algunas tareas que dependen básicamente de la memoria de trabajo o memoria operativa.

 

 

LA MEMORIA DE TRABAJO Y LA MEMORIA A CORTO PLAZO

 

Seguro que en más de una ocasión te has preguntado si ambos tipos de memoria son lo mismo. ¿Acaso se refieren a lo mismo? La respuesta es no.

 

La memoria a corto plazo es aquella que permite retener información limitada durante un periodo de tiempo no muy extenso. Cuando transcurre el tiempo y dicha información ya no es útil, se desecha y es olvidada para siempre o almacenada en la memoria a largo plazo.

 

La memoria de trabajo o memoria operativa (también la encontraréis con el término “working memory”) es algo más que la memoria a corto plazo. Veremos en el siguiente apartado qué es, cómo funciona, para qué procesos cognitivos es fundamental (Baddeley, 2003).

 

 

LA MEMORIA DE TRABAJO: ¿QUÉ SIGNIFICA?

 

la_memoria_de_trabajo_o_memoria_operativa

 

Como te contábamos, la memoria de trabajo o memoria operativa es una especie de memoria a corto plazo que trabaja con información reciente y la almacena y procesa durante un tiempo limitado. Básicamente, durante el tiempo que dura la tarea que se esté llevando a cabo en ese instante.

 

¿Recuerdas lo que te contábamos sobre las funciones ejecutivas en el post anterior? Pues bien, la memoria de trabajo forma parte de las funciones ejecutivas de una persona.

 

En concreto, la memoria de trabajo, aparte de procesar y almacenar información durante un tiempo limitado, también se encarga de organizar ese contenido, de clasificarlo, de desechar aquello que no es importante y de priorizar lo fundamental. También se encarga de “refrescar” cada cierto tiempo ese contenido que resulta primordial para llevar a cabo la actividad. Además, analiza la información entrante, la que se percibe, para discernir entre material visoespacial o auditivo. No es lo mismo ojear un mapa (visoespacial) que escuchar un discurso (auditivo-verbal)(Hidalgo, 2014).

 

La memoria de trabajo o memoria operativa se encargaría, por lo tanto, de clasificar esa información entrante, de analizarla, organizarla y de refrescarla y mantenerla activa hasta que la tarea llegue a su fin.

 

 

¿CÓMO FUNCIONA LA MEMORIA DE TRABAJO?

 

Leamos el siguiente texto para entender su funcionamiento:

En la calle había una casa de varios pisos en ruinas, lúgubre, algo derruida de la última planta, sin techo y con moho en la fachada (..) Hacía mucho frío, pues era época de nieves y en Rusia el invierno es implacable. La ausencia de abrigo y los pocos medios de nuestro protagonista para hospedarse en algún hostal le mantenían preocupado. Peter siempre había tenido lugar en el que dormir y medios para resguardarse en esa época tan dura del año, sin embargo, la situación esta vez era diferente. Logró, por suerte, encender un fuego en la casona grande de la vieja calle principal. Afortunadamente, la humedad no había derrumbado por completo el hall (…)

 

Aquí te mostramos un ejemplo muy sencillo para que puedas entender mejor por qué la memoria de trabajo nos permite seguir la lectura que realizamos. ¿Por qué sabes quién es Peter? ¿Cómo sabes que el autor habla del invierno cuando dice que es una época dura del año? ¿Por qué sabes en qué casa se refugió Peter? Y no solo eso, ¿por qué sabes en qué condiciones se encontraba dicha casa?

 

Todas las respuestas se reducen a una sola: porque lo has leído previamente, justo al comienzo del texto. El autor nos describe al detalle cómo está la casa y nos dice que es invierno. Gracias a tu memoria de trabajo (y no solo a la memoria de corto plazo), puedes retener toda esa información. Además, la memoria de trabajo se encarga de que mientras lees ese texto, el ruido de fondo no te distraiga (ni siquiera tu Smith Magenis, JAJAJA. A esto se resiste a veces, ¿verdad?)

 

Como has podido comprobar, gracias a la memoria operativa se logra la comprensión lectora.

 

la_memoria_de_trabajo_o_memoria_operativa

 

 

 

LA MEMORIA DE TRABAJO Y EL SMITH MAGENIS

 

 

Como decíamos al comienzo de este post, nos hemos detenido especialmente en la memoria de trabajo o memoria operativa por ser un punto destacable en el síndrome de Smith Magenis: está comprometida y presenta un rendimiento por debajo de la normalidad (Dyckens y Smith, 1998; Udwin y Webber et al. 2001; Garayzábal y Lens, 2013; Wilde y Oliver, 2017)

 

Con “destacable” nos referimos a que el rendimiento específico de la memoria operativa en los Smith Magenis explica la manera en que aprenden, memorizan, se expresan, etc. En este caso, como su memoria de trabajo está comprometida, tales tareas también.

 

¿Por qué el Smith Magenis va retrasado en la adquisición de la fonología? ¿Por qué el Smith Magenis parece perdido en clase? ¿Por qué le cuesta tanto calcular o elaborar una oración medianamente compleja? ¿No te ha ocurrido que a veces te sorprendes al darte cuenta de que tu Smith entiende muchísimo más de lo que cabría esperar dado su nivel de habla? Esto lo veremos en el post siguiente, cuando hablemos de los puntos débiles y fuertes del intelecto del Smith.

 

Bien, la respuesta a todas estas preguntas engloba la memoria de trabajo o memoria operativa. Como es evidente, esta no es la raíz de todo. Sin embargo, sí está muy relacionada con la realización de todas las tareas que acabamos de enumerar: cálculo, lectura, expresión, asimilación de nuevo contenido para aprender, etc.

 

 

LA MEMORIA DE TRABAJO O MEMORIA OPERATIVA, EL CÁLCULO Y EL SMITH

 

Por ejemplo, la memoria operativa es fundamental para el cálculo mental, ya que nos permite mantener online varios números a la vez y manipularlos sin que ningún dato se olvide. Pero si, por el contrario, mi memoria de trabajo es deficitaria o tiene poca capacidad, es probable que olvide el primer número cuando tenga que restar después el producto de su multiplicación.

 

Como solemos decir, la memoria de trabajo es una especie de memoria RAM. Cuanta más capacidad tenga, más tareas podremos realizar a la vez sin que ningún dato decaiga, y más extensas y complejas podrán ser esas tareas.

 

Por lo tanto, y ya llegando al fin de este segundo post, ahora comprendemos algo mejor por qué a nuestro Smith le cuesta procesar información a la misma velocidad que los demás, o por qué parece perderse en mitad de alguna de nuestras explicaciones, o por qué no comprende a veces nuestros mandatos o demandas. Para ellos no es lo mismo que les digamos del tirón qué tareas hacer en una tarde, que se las digamos individualmente, tras haber realizado la anterior. La memoria de trabajo del Smith Magenis es deficitaria, por lo que es normal que se colapse con mayor facilidad.

 

la_memoria_de_trabajo_o_memoria_operativa

 

 

PECULIARIDADES INTELECTUALES DEL SMITH MAGENIS

 

En el siguiente post, ahora que ya somos expertos en destrezas intelectuales, jajaja, describiremos detalladamente cuáles son las habilidades cognitivas típicas del Smith Magenis. Hablaremos sobre aquello que les cuesta más y lo que les resulta más fácil.

 

Si te ha parecido interesante el contenido de este post, por favor, háznoslo saber en comentarios. Entendemos que ha podido ser algo complejo y poco entretenido, pero es fundamental conocer algunos conceptos para entender mejor por qué nuestro Smith aprende de la forma en que lo hace.

 

¡ ¡ COMPARTE Y SIGUE LEYENDO ! !

 

 

Recibe nuestras Novedades
Respetamos tu privacidad