Hacía mucho que no hablábamos de las diferentes alternativas ante una rabieta de nuestro Smith Magenis. Es probable que en estos meses de vacaciones (y con tanto tiempo libre) se hayan dado momento de tensión con nuestro Smith. Hoy vamos a comentar algunas alternativas antes estas conductas: una rabieta, cinco soluciones.

 

UNA RABIETA, CINCO SOLUCIONES: ALTERNATIVAS

Algunas de las ideas que te doy aquí sobre cómo actuar ante una rabieta de un Smith Magenis coinciden con lo que hemos mencionado en otras ocasiones cuando hemos hablado de este tema. Si te perdiste los post en los que te dábamos ideas sobre cómo reaccionar ante las conductas disruptivas de tu Smith, aquí te dejo los enlaces.

El primer post al que hago referencia es el titulado Reflexiones sobre las rabietas y las malas conductasy el segundo se titula “15 tácticas para controlar las conductas disruptivas. Pincha en cada uno de ellos si te interesa profundizar en el tema. Ojalá que te sirvan de ayuda en más de una ocasión…

Ahora vamos a comentar un poco en detalle en qué consiste esto de “Una rabieta, cinco soluciones” ¿Cuáles son estás “soluciones”? Seguro que está pensando: ojalá fuera cierto y existiera una solución definitiva a las rabietas de mi Smith… pues bien, solución no hay, pero sí estrategias. una rabieta, cinco soluciones

 

UNA RABIETA, PRIMERA SOLUCIÓN

La primera de las estrategias que te sugiero es, tal vez, la más obvia. Se trata de que conozcas a fondo a tu Smith para saber cuál ha podido ser el desencadenante de esa rabieta. Es probable que en este instante pienses: eso no funciona con los Smith, a veces no hay un motivo aparente y las conductas negativas explotan sin más. Pues bien, puede que en algún ocasión ocurra así, pero si te fijas y estudias a fondo la situación, es probable que encuentres alguna causa subyacente. ¿Qué crees que ha podido afectar, incomodar a tu Smith?

Una rabieta cinco soluciones

 

Piensa en si ha descansado lo suficiente o no, si ha experimentado vivencias nuevas en los últimos días, si ha cambiado algo su rutina, si ha tenido que hacer alguna tarea que no era del todo de su agrado… Busca, busca, seguro que algo de todo esto hay tras la rabieta de tu Smith Magenis. una rabieta, cinco soluciones

Tanto si encuentras la causa como si no, intenta que se relaje y que su estado de ansiedad se corte cuanto antes. Para ello puedes valerte de las siguientes estrategias.

 

UN CABREO, SEGUNDA ESTRATEGIA

Una de las estrategias que, desde mi experiencia, suele funcionar en la mayoría de los casos es cambiar bruscamente de tema.

Quien lleva a años investigando sobre el síndrome y trabajando con diagnosticados, tiene una experiencia real que puede servir de ayuda para otros. Y no hablemos de los padres…ellos son psicólogos, médicos, logopedas, maestros, etc., ellos sí conocen bien cómo proceder ante situaciones complejas con sus Smith Magenis.

Las estrategias de las que hablo hoy están basadas en mi experiencia real. Como siempre digo, el éxito de cada una depende del Smith y de la situación en concreto.

Así pues, para mí, una de las “soluciones” más inmediata ante una rabieta es cambiar de tema bruscamente. Desviar la atención del Smith hacia otra cuestión diferente a la que ha desencadenado el berrinche es una muy buena opción. ¿Cómo hacerlo? Puedes preguntarle sobre un tema que sea de su interés, sobre una actividad que vaya a hacer dentro de poco, sobre la visita de algún familiar que lo ilusione. Sugiérele algún plan para después que le guste, cómo hacer un pastel juntos, merendar algo rico o jugar a la tablet. una rabieta, cinco soluciones

 

Una rabieta cinco soluciones

 

UNA RABIETA, TERCERA ESTRATEGIA

Al hilo de lo que te comento en la sugerencia anterior, si pretendes que el foco de atención de tu Smith cambie por completo pero resulta que la causa de su berrinche eres tú, busca ayuda en los demás. Hay veces que somos nosotros quienes “incomodamos” a nuestro Smith Magenis con alguna conducta que hemos hecho o pidiéndole que colabore en algo que no quiere. Por eso, desde mi propia experiencia, es mejor que no seas tú quien intenté mejorar su malestar. En ese instante no eres de su agrado, por lo que no obtendrás resultados positivos por mucho que te empeñes…

Pide ayuda a sus hermanos, a los abuelos, a los vecinos, a aquellas personas que no pasan tanto tiempo con tu Smith como tú y que siempre suelen ser su motivo de diversión y de juego.

 

UN BERRINCHE, CUARTA ALTERNATIVA

En muchos casos el berrinche que está protagonizando nuestro Smith Magenis se debe a una llamada fuerte de nuestra atención. Piensa si tal vez no le gusta el lugar en el que os encontráis y quiere irse contigo de allí. Tal vez quiera que juegues junto a él a su videojuego favorito; o ¿le has hecho carantoñas a un vecino o has mencionado ese tema delicado que no es de su agrado? Tal vez solo busque tu atención, tenerte junto a él y saberse único “dueño” de tu atención en ese instante.

Cómo reacciones ante este caso depende de ti. Si la situación en cuestión no se da en la tranquilidad del hogar, es útil ser resolutivo. A veces funciona quitarle hierro al asunto y fingir que no te preocupa demasiado el estado de tu Smith Magenis en ese instante de plena rabieta. Convierte en algo cotidiano y natural esa situación. Continúa como si nada, aunque los de alrededor miren y juzguen… una rabieta, cinco soluciones

 

Una rabieta cinco soluciones

 

UNA RABIETA, QUINTA SUGERENCIA

La última sugerencia viene a ser un poco lo contrario a la anterior y se asemeja a la primera: intenta comprenderlo. Tal vez esté cansado y quiera irse a casa. Puede que no le apetezca en ese preciso instante hacer la tarea que le pides. Quizás no tenga ganas de jugar con el resto de primos sino estar entretenido con el móvil. Tal vez solo quiera sentirse tranquilo en su espacio. En ese caso, intenta empatizar con él y dale lo que en ese instante necesita. Todos lo agradeceréis y el Smith más que nadie 🙂

 

UNA RABIETA, CINCO SOLUCIONES: ¿DE VERDAD?

Como siempre reitero en este blog, la efectividad de estas tácticas depende de la personalidad de tu Smith Magenis, de su forma de ser, sus preferencias y de las vivencias que haya experimentado recientemente. Es cuestión de tantear, de armarse de paciencia y de tener siempre estrategias bajo la manga. ¿Qué te voy a contar que no sepas, verdad? una rabieta, cinco soluciones

Cuéntanos cuál ha sido la última estrategia que has puesto en práctica ante la última rabieta de tu Smith y dinos si ha funcionado. Todos te lo agradecerán.

 

¡¡NOS VEMOS EN EL ENCUENTRO!!