El síndrome de Smith Magenis es una alteración genética que da lugar a diferentes síntomas o problemas de salud: retraso del desarrollo, alteraciones neurológicas, discapacidad intelectual, trastornos de la conducta desde la infancia, trastornos del sueño y alteraciones de salud de tipo cardiaco, metabólico, físico, entre otros. Las personas con síndrome de Smith Magenis presentan un perfil clínico, cognitivo y emocional muy característico.

 

El Smith Magenis fue descrito por primera vez en 1982 por el equipo de investigación genética liderado por Ann C. M. Smith y R. Ellen Magenis. Descubrieron que las personas con este síndrome presentaban una anomalía en el cromosoma 17, en el brazo corto y, en concreto, en la banda 11.2. Esa anomalía en la mayoría de los casos es una microdeleción (pérdida de material genético) o una mutación del gen RAI1. Este gen es el responsable del perfil clínico, conductual y cognitivo que presentan todas las personas diagnosticadas con síndrome de Smith Magenis.

 

El síndrome de Smith Magenis se considera Enfermedad Rara, ya que tiene una prevalencia de 1 por cada 25.000/15.000 nacimientos. Al tratarse de una enfermedad huérfana o minoritaria, aún hay mucho desconocimiento sobre ella. La investigación constante y la difusión de los hallazgos son la clave para hacer del Smith Magenis (syndrome) una patología menos minoritaria.